Castillo de Belmonte de Campos: Historia y estilo

Al sur del territorio palentino, justo en la esquina suroeste, encontraréis el pequeño poblado de Belmonte de Campos, un pintoresco lugar para hacer turismo rural. No obstante, el mayor atractivo de esta localidad es el antiguo Castillo de Belmonte de Campos que ha permanecido enclavado en sus tierras desde el siglo XV.

Este es un modesto edificio medieval declarado Monumento Histórico-Artístico español. Algunas personas se refieren a él como “Bello Monte”, sin embargo, lo más destacable de este castillo no es su nombre, sino su pasado.

Asimismo, además de poseer gran riqueza histórica, esta fortaleza se considera una joya por su peculiar arquitectura. Lo mejor, es que también es visitable, por tanto, si sois fanáticos de los castillos no dudéis en dar un paseo por esta increíble construcción.

Historia del castillo de Belmonte de campos

Partiendo desde el inicio, se dice que durante la Edad de Hierro existió una primera mota ocupando el terreno donde hoy vemos el castillo. A partir de los vestigios de esta se alza una segunda mota de estilo medieval correspondiente al período de la Reconquista, entre los siglos IX-XI.

A mediados del siglo XIV, lo que originalmente fue un modesto edificio de tierra, evolucionó hasta consolidar un castro primitivo. Según explica la documentación, dicha construcción fue propiedad de la descendencia de Pedro Díaz de Cavergina.

Culminando el siglo XIV, el castro pasó a ser posesión de la familia Sarmiento; durante este periodo no se hizo ningún cambio significativo al castillo. Posteriormente, en el siglo XV, la familia vendió la villa a la señora de Villalba de los Alcores y Fuensaldaña, Inés de Guzmán.

En aquel entonces, se inició la construcción de la torre del castillo por órdenes del noble Guzmán. No obstante, en 1458, antes de que pudieran completarse las obras, Inés decide hacer un intercambio con el consejero de Enrique IV, Juan Manuel.

Tras efectuarse el trueque, la familia Guzmán obtiene los derechos de las villas de Cangas y Tineo. Sin embargo, el acuerdo no satisfizo las expectativas de ninguno, pues entre 1462 y 1482 se desató una disputa entre los Manuel y los Guzmán.

Durante este lapso de conflictos quien se hizo cargo de la fortaleza fue el segundo señor de Belmonte y primogénito de Juan Manuel.

Tiempo después, al este regresar de Roma, se realizan importantes reformas en torno a la torre del castillo, añadiendo varios elementos adicionales. Las obras son finalizadas a comienzos del siglo XVI, a su vez esto significó un momento de gran relevancia, puesto que el castillo adquirió funcionalidad.

El Castillo de Belmonte de Campos en años posteriores

Con el pasar de los años el castillo de Belmonte de Campos continúa cambiando de propietarios, siendo posesión de importantes figuras españolas. Es así como termina bajo el poder de los Manrique, después a manos del Conde de Oñate, y luego, es pertenencia del marqués de Montealegre.

Iniciando el siglo XX, en 1931, el castillo es declarado Monumento Nacional, debido a su gran valor histórico para con la comunidad de Belmonte. No obstante, este título también fue otorgado a razón de la condición singular que presenta el trayecto histórico de esta fortaleza.

En este sentido, el castillo hasta la fecha es catalogado como uno de los pocos baluartes españoles híbridos entre castillo medieval y Tell prehistórico. Gracias a esta inusual característica incluso se ha podido comprender la evolución de la ocupación en las tierras aledañas a la fortaleza.

Asimismo, durante el año 2008, el Castillo de Belmonte de Campos figuró dentro de la Lista Roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra. Sin embargo, en los pasados años se realizaron distintas obras de restauración en ciertas partes de la torre para evitar que esta colapsara.

Además, tras las últimas reformas se consiguió traer algo de vida al lugar, lo cual facilitó la adecuación del recinto para la recepción de visitantes. Hoy en día, el castillo abre sus puertas todas las semanas para los numerosos turistas que acuden a la localidad de Belmonte. 

Estilo del castillo

A grandes rasgos y, desde el punto de vista tipológico, el castillo se asemeja a una fortaleza renacentista típica de Europa central. Aunque algunos expertos concluyen que parte de la arquitectura del complejo más bien podría estar ligada al estilo francés.

En sí, se dice que el castillo presenta elementos que atañen a la arquitectura popular de la época, lo cual ayudó a realzar su valor.

De esta forma, la mente maestra tras la hermosa torre del recinto es obra del mismo diseñador de la Catedral de Palencia, Gómez de Isla. A este también se le atribuye la realización de otras fortalezas como la de Peñafiel, edificio que comparte ciertas características con el castillo de Belmonte.

Por otro lado, el aspecto renacentista de la fortaleza es mérito del arquitecto Juan Badajoz, mejor conocido como “el Mozo”. De hecho, algunos de los detalles ornamentales del castillo reflejan una similitud con la catedral de León, y la iglesia de Villanueva.

De regreso con la torre, esta es la parte más destacada del conjunto, debido a sus números detalles y sus impresionantes 20 metros de altura. Está dividida en cuatro plantas, con una bóveda de cañón que separa el tercer y segundo piso; la última planta presenta una bóveda de crucería.

Desde el exterior del castillo de Belmonte de Campos, se pueden apreciar cuatro torrecillas o garitones adosadas en los ángulos del torreón. Asimismo, al interior de estas se hallan unas estrechas escaleras de caracol que son más que nada un motivo de decoración.

Conjuntamente, cuenta con un parapeto volado que une las torrecillas, acabado con ciertos rasgos similares a los que posee el castillo de Turégano. Anteriormente, esta parte de la azotea contaba con gárgolas en forma de águilas que, supuestamente, servían como sistema de desagüe.

Horarios y visitas al castillo de Belmonte de campos

Pese a su modesto tamaño en comparación a otros castillos palentinos, este castillo también atrae la atención de cientos de turistas al año. En realidad, se presume que el Castillo de Belmonte de Campos es una de las joyas perteneciente al paisajismo de la zona. 

Por lo tanto, no podréis perder la oportunidad de visitar esta asombrosa fortaleza en vuestro próximo recorrido por las tierras de Palencia.

  • Horarios de visitas

El castillo mantiene sus puertas abiertas únicamente de miércoles a domingo desde las 12:30 h. hasta las 18:00 h.

Del mismo modo, para poder realizar vuestra visita deberéis concretar esta por medio de una cita previa llamando al teléfono: 642 636 907

  • Tarifas establecidas
  • Entrada general: 2€
  • Entrada gratuita: todos los días para menores de 10 años y para el público en general los miércoles de cada semana.

Para obtener más información acerca de los horarios y la disponibilidad de entradas podréis ingresar al siguiente portal web.