Castillo de Castilnovo: Visitas y bodas

Ubicado en una gran área del Condado de Castilnovo se encuentra otro de los baluartes más icónicos de Segovia, el Castillo de Castilnovo. Se trata de una fortaleza con un pasado difuminado por el tiempo, y un patrimonio cultural que compite con la belleza de sus instalaciones.

Entre sus muros de piedra, este castillo albergó a grandes personajes de la historia española como D. Álvaro de Luna y Juan Pacheco. También, en sus años dorados fue visitado por magnificencias como los Reyes Católicos. Por otro lado, el paso del tiempo se marcó por los distintos estilos de sus dueños, quienes forjaron su aspecto y diseño único.

Hoy en día, el Castillo de Castilnovo pertenece a una importante asociación hispano-mexicana y, de vez en cuando, abre sus puertas al público.

Desde hace unos años algunas partes del recinto se utilizan para celebrar cierta variedad de ceremonias como bodas y otro tipo de eventos. En su interior se encuentra un hermoso hotel que funciona como el lugar predilecto para vivir las mejores aventuras románticas.

Os invitamos entonces a seguir leyendo este post para que descubras las maravillas tras esta gran construcción medieval.

Historia

Hasta la fecha se desconoce cuál fue el origen real del castillo, sin embargo, algunos expertos atribuyen su aparición al príncipe Abderraman I. Esto se sustenta gracias a las antiguas referencias literarias del lugar, donde se describe una fortaleza primitiva que se construyó alrededor del año 740 d.C.

De igual forma, otros investigadores apuntan que el castillo se construyó en torno al siglo X por órdenes del canciller Almanzor. Si bien ningún estudio puede comprobar la veracidad de estos hechos, la arquitectura original de la fortaleza se erigió en torno a influencias árabes.

Pese a una dudosa procedencia, se sabe que la fortaleza actual es resultado de obras que se realizaron durante los siglos XII y XIII. Es en este momento que el Castillo de Castilnovo adquiere los elementos defensivos habituales de las fortalezas medievales.

Iniciando el siglo XV, el castillo que pertenecía al Rey Juan II de Castilla, es cedido como propiedad al Condestable D. Álvaro de Luna. A lo largo de este período renacentista De Luna realizó importantes obras a la fortaleza, plasmando su estampa en el legado histórico del lugar.

Tras la muerte del noble, Enrique IV otorgó los derechos del lugar al marqués de Villena, Juan Pacheco. Más tarde, las tierras cercanas al castillo formaron parte de la propiedad y, por lo tanto, se estableció el Señorío de Castilnovo.

A los efectos de dicha potestad, años después el castillo se cedió a Juana de Aragón tras contraer nupcias con el I duque de Frías. Luego, al morir ambos la propiedad la heredó Pedro Fernández de Velasco, III duque de Frías.

A mediados del siglo XVI, Juliana de Velasco y Aragón se posiciona como condesa de Castilnovo por órdenes del rey Felipe II. Luego de múltiples sucesiones, el castillo terminó en manos de los condes de Lodosa.

El Castillo de Castilnovo en tiempos modernos

Con la llegada del siglo XIX, el pintor José Galofré adquirió la fortaleza tras comprarla a un príncipe alemán, propietario del castillo en aquel entonces.

A partir de este momento, el castillo es intervenido por las modificaciones del artista, adquiriendo una estética más semejante al propio siglo XIX. A razón de su gran aporte, la fortaleza también es conocida como “Castillo de Galofre”.

Un siglo más tarde, el Castillo de Castilnovo se declaró Bien de Interés Cultural de la localidad. Para este momento, la fortaleza se encontraba en manos de los marqueses de Quintanar. No obstante, durante la década de los ochenta los propietarios deciden vender el castillo a una compañía hispano-mexicana denominada Castilnovo S.A.

Iniciando el siglo XXI, en el año 2000 los nuevos dueños, además de una biblioteca realizaron importantes ampliaciones a la fortaleza. Más tarde, el 2016 el castillo vuelve a estar en venta, siendo considerado como la propiedad más costosa de Castilla y León.

Después de haber muerto su último propietario original, el Castillo de Castilnovo terminó siendo ofrecido como alquiler.

Arquitectura

El Castillo de Castilnovo es un ejemplar único en el cual se juntan cierta variedad de vertientes arquitectónicas relativas a distintas épocas de la historia. En realidad, este castillo es resultado de siglos de reformas y ampliaciones que reforzaron su aspecto y dieron vida a su carácter.

En sus primeras etapas de construcción la estructura del castillo se erigió mediante las técnicas básicas de mampostería y ladrillo. A partir de ellas obtuvo su estilo de fortaleza militar, sin embargo, después se modificó logrando un estilo palaciego renacentista.

Con el paso de los años, los distintos propietarios modificaron sus instalaciones para crear un ambiente alusivo al estilo mudéjar clásico español. También es posible notar algunos rasgos de la arquitectura gótica y tintes isabelinos, resultado de las obras de José Galofré.

Las torres que constituyen en el recinto difieren en su diseño de arquitectura, ya que se construyeron en distintas épocas. Los elementos estructurales más recientes son la arquería neoclásica y el acceso de la fachada norte.

En términos generales, se describe al castillo y a su entorno como un complejo que combina elementos de la antigüedad con el presente.

Visitas al Castillo de Castilnovo 

Como podréis imaginaros, así como otras fortalezas segovianas, el Castillo de Castilnovo se emplaza en un área privilegiada, envuelta de bosques y colinas.

A razón de su situación, el castillo se considera uno de los lugares más hermosos para visitar en la localidad. Sin embargo, hoy en día las puertas del castillo están cerradas al público.

De cualquier manera, para que aclares vuestras dudas sobre la fortaleza, podéis llamar al siguiente número de teléfono: 921 53 11 33

Por otro lado, más allá de las visitas, esta fortaleza se reconoce por prestar sus instalaciones para realizar ceremonias que destacan por su elegancia. De igual forma, el lujoso hotel que se encuentra en el interior de este castillo atrae a cientos de turistas a lo largo del año.

Ahora, os hablaré un poco más acerca de los servicios que ofrece este castillo sin precedentes.

Bodas en el Castillo de Castilnovo

El servicio de bodas del Castillo de Castilnovo es la opción ideal para aquellos que deseen convertir un día especial en un cuento de hadas.

Dotado con más de 200 hectáreas privadas y extensos jardines, la fortaleza es el lugar perfecto para realizar ceremonias al aire libre. Sin embargo, también cuenta con variedad de espacios que se pueden adaptar a vuestros gustos y preferencias.

Además, las instalaciones poseen una capilla de uso exclusivo con una capacidad de hasta 100 personas, para celebrar bodas religiosas.

Entre otros servicios, el personal ofrece un servicio de banquete elaborado con productos de calidad que os dejará complacidos. Sólo por un costo estimado de cuatro mil a seis mil euros podréis tener la boda de fantasía que siempre habéis imaginado.

También se encuentra a disposición para los interesados en los servicios de decoración, espectáculos, fotos, música y demás. Del mismo modo, para que os olvidéis de los problemas, el castillo cuenta con habitaciones de alquiler para los novios y sus familiares.

En este sentido, si queréis sentiros como reyes, no podréis descartar este lugar lleno de magia e historia para hacer vuestros sueños realidad.

Castillo de Castilnovo Hotel

Tal como os mencioné arriba, el Castillo de Castilnovo también ofrece un servicio exclusivo de hotelería y alojamiento.

Ubicado en un paisaje de gran belleza natural hallaréis el Hotel Castillo de Castilnovo. Este es un lugar que contempla un pasado histórico y la elegancia de los tiempos modernos en un mismo entorno.

Preservando su estilo de arquitectura gótica-mudéjar con tintes isabelinos, este hotel garantiza a sus visitantes vivir una experiencia al mejor estilo medieval.

Las instalaciones cuentan con un fino restaurante que promete deleitar los paladares más exigentes con manjares elaborados con productos de tierras castellanas.

Sin dudas este recinto es la mejor opción para aquellos que desean vivir una escapada romántica de fin de semana.