Castillo de Turégano: Fortaleza medieval clásica

Algunos castillos de Segovia destacan por su singular apariencia y por los secretos que ocultan entre sus paredes. Un ejemplo de ello es el Castillo de Turégano, una fortaleza medieval clásica que se impone dentro del término municipal de Turégano.

Esta fortificación de naturaleza románica presenta una arquitectura especial, puesto que se construyó en torno a un antiguo templo cristiano dedicado a San Miguel.

Como es de esperarse, figura como uno de los destinos turísticos por excelencia de la localidad. También es considerado un Monumento Histórico-Artístico a nivel nacional y un símbolo remarcable para su población.

A lo largo de los siglos, el Castillo de Turégano dejó su estampa en la memoria de multitudes al ser empleado como residencia y prisión. No obstante, actualmente se encuentra abierto al público para disfrute de los turistas.

¡Acompáñanos en esta oportunidad a vivir una experiencia asombrosa en torno al icónico Castillo de Turégano!

Historia del Castillo de Turégano

No se sabe con certeza de qué manera se utilizó antiguamente el terreno antes de la edificación de la fortaleza. Algunos especulan que el lugar fue acomodado para emplazar estructuras defensivas antiguas desde los tiempos celtíberos y románicos.

En este sentido, se habla de una construcción de origen árabe que podría haber sido aprovechada para erigir la fortificación que vemos hoy en día. Si bien algo es seguro, es que este antiguo asentamiento medieval inició a partir de la construcción de la Iglesia de San Miguel.

Posteriormente, en 1471, el obispo de Segovia, Juan Arias Dávila, ordenó la cimentación de un edificio defensivo para resguardar en su interior la iglesia. De esta manera, nace la construcción que en la actualidad denominamos Castillo de Turégano.

Cabe destacar que este suceso ocurrió poco después de la Guerra Civil que arrasó con Castilla entre los años 1464 y 1468.

Dado que el proyecto era bastante ambicioso, el castillo demoró en construirse más tiempo del que se pensó. De este modo, a mediados del siglo XVI los derechos sobre el territorio llegaron a manos del obispo Juan Arias de Villar. Para este momento se incluyó en el complejo la gran Torre del Homenaje.

Se sabe que el castillo albergó a variedad de personajes ilustres de la historia española como Fernando II de Aragón. También, sirvió como prisión del Estado, manteniendo bajo custodia al primer ministro de Felipe II, durante 1585.

En última instancia, la reforma más moderna se llevó a cabo en 1703, cuando se alzó la espadaña barroca al sur del castillo.

El Castillo de Turégano en tiempos modernos

A la llegada del siglo XX, el Castillo de Turégano se declaró en 1931 como Monumento Histórico-Artístico de la localidad. Conjuntamente fue agregado a la popular Ruta de los Castillos de Castilla y León.

En la última década del siglo XX, la diócesis de Segovia autorizó al Ayuntamiento de Turégano el uso recreativo de la fortaleza.

En términos generales, el lugar ha sido conservado a lo largo de los años, debido a los aspectos interesantes de su pasado. Asimismo, hoy en día el castillo se utiliza como estancia para celebración de cultos cristianos, además de eventos y conciertos de música clásica.

Iglesia de San Miguel

Tal como indicamos con anterioridad, la fortaleza principal denominada Castillo de Turégano, se erigió con la finalidad proteger la iglesia en su interior.

Por otro lado, se piensa que la construcción de la iglesia fue posible tras la donación de la comarca realizada por Dña. Urraca de Castilla. A partir de este consentimiento es que los obispos segovianos tuvieron la oportunidad de poner en marcha el proyecto.

De esta forma, la Iglesia de San Miguel floreció en torno al siglo XII, obteniendo así su estilo románico antiguo, con tintes propios segovianos.

Un siglo más tarde, la iglesia original sufre una serie de reformas. No obstante, es en la segunda mitad del siglo XV cuando se comienzan a notar los cambios significativos con la aparición del castillo. A la llegada del siglo XVI, se decide modificar el acceso a la iglesia y también los dos torreones que la rodean.

Estructura del Castillo de Turégano

El Castillo de Turégano a diferencia de otras fortificaciones que hallamos en Segovia, carece de Patio de Armas. En su lugar, el interior es ocupado por la iglesia de San Miguel; este detalle hace de la fortaleza única en su tipo.

A grandes rasgos, el recinto presenta una planta rectangular bastante común durante la época. Asimismo, esta concuerda con los cimientos originales que presentaba la iglesia románica en su interior.

Situada al este, el elemento más destacado del complejo es la Torre del Homenaje. Gracias a su imponente tamaño y estructura tradicional, aporta un carácter medieval propio de las residencias palaciegas de la vertiente medieval.

Todo el perímetro está encerrado entre grandes muros de piedra con torreones en las esquinas. Igualmente, los refuerzos realizados a la estructura en la antigüedad servían como defensa ante el ataque de armas de fuego.

Por último, también se pueden notar distintas chimeneas y miradores que corresponden a las estancias donde residían anteriormente los obispos.

Estructura interna de la iglesia

En sí, la iglesia está conformada por un total de tres naves dispuestas en cinco tramos un tanto irregulares. Actualmente, se puede apreciar que las naves laterales están cubiertas con sus bóvedas originales, con arcos de refuerzo.

La presencia y forma de dichos arcos, apunta a que la iglesia se construyó en torno a una idea principal. No obstante, se modificó el diseño a medida que se llevaba a cabo la construcción.

Se puede decir que la composición arquitectónica ejecutada para soportar el peso de la fortaleza estaba adelantada a su época. Esto se puede constatar en los pilares que se construyeron para asegurar que la Torre del Homenaje no provocase un hundimiento.

Puertas

Originalmente, el templo constaba de dos accesos situados en las fachadas sur y oeste. Hoy en día todavía se puede visualizar parte de la puerta austral entre los torreones del castillo. Asimismo, esta es la que permite el acceso a la iglesia.

Torre

En sus inicios, el templo tenía un torreón medieval situado hacia el primer tramo de la nave central. De dicho torreón aún se puede ver parte del muro oeste, así como un ventanal.

Igualmente, es fácil visualizar los elementos estructurales que daban vida al campanario antiguo de estilo románico.

Visitas y horarios al Castillo de Turégano

Una visita al Castillo de Turégano es una excelente forma de vivir una nueva aventura. Asimismo, este es un monumento que se puede visitar en cualquier temporada del año. A continuación, te indicamos los horarios en los que podrás realizar tu visita:

De miércoles a domingo

  • En las mañanas: de 11:00 – 14:00 h.

Por las tardes el castillo abrirá sus puertas de acuerdo el siguiente horario por temporadas:

  • Entre los meses de noviembre a marzo: 16.00 – 18.00 h.
  • Entre los meses de abril a julio: 16.30 – 19.30 h.
  • Durante el mes de agosto: 16.00 – 20.00 h.
  • Durante el mes de septiembre: únicamente los fines de semana de 16.30 – 19.30 h.
  • Mes de octubre: 16.00 – 19.00 h.  

El castillo se mantendrá abierto durante los días festivos nacionales que caigan lunes o martes.

Los días 24, 25 y 31 de diciembre el castillo permanecerá cerrado. Conjuntamente, tampoco se permitirá el acceso el 1 y 6 de enero, y el primer fin de semana de septiembre debido a las fiestas patronales.

Las puertas del castillo se cierran 15 minutos antes del horario de cierre, sin excepción.

Tarifas de las entradas

  • Precio por entrada general: 2€
  • Los miércoles la entrada al castillo es gratuita, a excepción de los miércoles que caigan en días festivos.

Visitas guiadas al Castillo de Turégano

Para programar una visita guiada a la fortaleza, esta deberá realizarse a través del siguiente número de teléfono: 634 460 215

Por otra parte, las visitas guiadas se realizan con un número mínimo de 20 personas. Todas las visitas se deben acordar con un día de anticipación. Asimismo, el castillo se mantendrá cerrado hasta culminar la visita concertada.